El medio consultó a Philip Tierno, director de microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, quien quiso enviar una alerta a todas las personas para que laven sus prendas de vestir así estén nuevas, pues en ella se alojan muchas bacterias que podrían desarrollar problemas mayores.

Además, el portal también consultó a María del Carmen Romero, doctora en ciencias biológicas, quien aseguró que muchas personas no eran conscientes de las condiciones en las que se fabricaban sus prendas, que venían de otros países, y lo peligroso de los productos químicos y tintes que se usaban en su elaboración.

Philip, por un lado, analizó algunas prendas de varios almacenes y en ellas encontró microoganismos vaginales y de origen fecal, que al ponerse en contacto con pieles sensibles, con cuerpos que tengan un sistema de defensas bajo o con alguna herida, se generarían graves infecciones.

El artículo continúa abajo

Entre las infecciones y organismos más comunes en estas prendas, Romero encontró verrugas víricas, moluscos, hongos, piojos, dermatitis alérgica e irritaciones. Y agregó que al menos el 2 % de estos organismos son peligrosos.

La recomendación de los expertos para evitar estos problemas es lavar la ropa con agua caliente, y si no es posible por el material, usar detergente, desinfectante y vinagre blanco.