La mujer, quien conoció a Faisal a través de un servicio de citas para musulmanes, se enteró del plan de su marido y, temerosa de que la deportaran a su país, se dirigió a un ascensor para golpearse en la cara, informó Daily Mail citando al medio australiano A Current Affair.

El diario agregó que, poco después, la policía llegó al apartamento de la pareja y arrestó a Faisal, acusándolo de violencia intrafamiliar. Él negó que le hubiera pegado a su esposa, con quien llevaba 8 meses de casado.

El artículo continúa abajo

Ante los señalamientos, Faisal contrató a un abogado y gastó 20.000 dólares australianos (un poco más de 46 millones de pesos) en sus honorarios, indicó el medio inglés.

Entre ambos encontraron el video de la mujer en el ascensor, así como unas imágenes que la mostraban corriendo en la calle después de golpearse ella misma. Actualmente, Faisal busca que su país deporte a la mujer, que se encuentra prófuga.

Este es el video de la esposa pegándose en el ascensor: