La menor lo consultó con sus padres y ellos le respondieron que verían qué podrían hacer. Aunque ninguno le prometió que lo tendría, Ricky, su papá, estaba decidido a comprárselo, por lo que ahorró dinero de sus 3 trabajos (dos en restaurantes y uno en un supermercado) y lo consiguió, informó ABC News.

Para comprarlo, el hombre hizo horas extras en sus 3 empleos, a pesar de que ya trabajaba 6 días a la semana, e incluso 7. Para darle el regalo a su hija, Ricky decidió sorprenderla y la citó en uno de sus trabajos, donde le indicó a la menor que supuestamente su abuela le había mandado un vestido.

Nevaeha le confesó a la cadena de noticias que en ese momento su primer pensamiento fue que iba a ser “un vestido de anciana”.

El artículo continúa abajo

Antes de mostrarle el vestido, Ricky le dijo a su hija que si bien no era el que quería, esperaba que le gustara. Tan pronto como el hombre abrió la bolsa donde estaba el vestido con el que la menor soñaba, ella se levantó, abrazó a su papá y rompió en llanto.

“Ver la expresión en su rostro no tenía precio”, señaló el papá al medio, mientras que Nevaeha se manifestó “feliz” de tener a Ricky como padre.

Mientras la menor lloraba de felicidad y su padre le sonreía, su mamá los grababa. A continuación puedes ver el video de ese instante: