Se puede ver en la grabación cómo una mujer que estaba sentada al lado se percata de la situación e intenta aplicar la maniobra de Heimlich, donde se genera una presión abdominal para desobstruir el conducto respiratorio, sin ningún resultado.

Mientras esto pasaba, una trabajadora de camiseta roja se va a llamar al joven Hunter Harris, de 23 años, para que pudiera socorrer a la víctima de 50. Harris, aparta a la mujer y solo necesita 3 intentos para devolverle el aire al señor. 

El artículo continúa abajo

Esta no ha sido la única vez que el camarero salva una vida, en una ocasión anterior ayudó a un compañero con la misma táctica, cuenta Anita Duran, compañera de trabajo de Harris, al medio de comunicación ABC.