Se trata del fabricante Bullit Group, que desarrolla celulares “todo terreno” para  Caterpillar y Land Rover.

Según Gizmodo, su línea de teléfonos tiene diseños que no son muy modernos, pero buscan que las demás compañías le apuesten a la resistencia, una característica que debe estar por encima de cualquier otra, dicen.

Por esta razón, uno de sus dispositivos, el Cat S61, resiste al agua y al polvo, pero con una capacidad diferente a los demás: “puede sumergirse hasta 3 m durante una hora, y resistir a 30 caídas de 1,8 m”, explica ese portal.

El artículo continúa abajo

Además, dice Gizmodo, el dispositivo cuenta con una cámara térmica de alta definición que tiene un sensor que detecta los cambios de temperatura y la calidad del aire para saber si hay químicos que puedan afectar al usuario.

Este celular , que también detecta enfermedades en el ganado (animales), tiene un costo de 900 euros.

Captura de pantalla / Gizmodo

Por otra parte, el portal destaca un segundo teléfono móvil que, después de ser sometido a condiciones extremas del desierto, enterrado en la arena, sumergido o dentro de un enorme cubo de hielo, funciona a la perfección.

Se trata del Land Rover Explorer, un terminal diseñado para deportistas de “aire libre”. Tiene un valor de 650 euros y las mismas características resistentes al dispositivo que se mencionaron anteriormente.

Captura de pantalla / Gizmodo