De acuerdo con ese grupo de defensa ambiental, estos objetos afecta en gran medida a los organismos porque se enredan con las cuerdas que van atadas a esos objetos o las digieran al confundirlos con comida.

Dentro del estudio, la organización dijo que entre 2008 y 2016, se encontraron 630.000 globos durante la limpieza de costas de todo el mundo, motivo por el cual el índice de especies marinas afectadas estaba aumentando considerablemente.

El artículo continúa abajo

Ante esta situación, el diario The East Hampton Star informó recientemente que algunos políticos en Estados Unidos ya están trabajando en eso. Por ejemplo, las personas que sueltan globos en Nueva York deberán pagar una multa de hasta 1.000 dólares o pasar de 10 a 15 días en la cárcel.

Cabe destacar que Ocean Conservancy recomendó en su publicación tirar los globos a la basura o reutilizarlos, ya que estos se pueden desinflar fácilmente y luego volver a inflar para cualquier ocasión.