De acuerdo con el diario El País, el paso de los articulados del MÍO también fue perjudicado, por lo que Metrocali sugirió a sus conductores no subir la velocidad a más de 30 kilómetros por hora.

En varias fotos y videos se ve cómo las personas dejan los andenes y transitan en medio de las calles del centro de la ciudad.

El flujo peatonal impidío por varias horas el paso de los carros y generó enormes trancones, explica el mismo medio.