Así lo señala El Espectador luego de consultar a varios profesores de colegio privados quienes aseguran estar sometidos a un régimen en donde las condiciones parecieran ir en su contra.

En esos colegios nunca se despide a nadie. Simplemente no se renueva el contrato”, aseguró a ese periódico uno de los educadores, que también precisó el nivel de incertidumbre en el que tienen que vivir cuando finalizan los periodos escolares.

Les dicen que están en vacaciones, aunque realmente no son vacaciones, es desempleo”, apuntó un educador del Gimnasio Moderno en Bogotá.

En ese mismo sentido se pronunció un profesor de un colegio en Floridablanca, Santander:

“Los meses que no hay trabajo se vive de la liquidación, algunos buscan hacer algo como vacaciones recreativas o algo así. Se vive de forma muy sencilla porque no hay sueldo completo durante todo enero y en febrero se sobrevive con la mitad del sueldo. Uno recién se siente tranquilo en marzo”.

Por otra parte, los profesores denuncian que están al margen de un acuerdo salarial, como el que defiende Fecode para los maestros del sector público, porque sencillamente el Código Sustantivo del Trabajo permite que los privados contraten profesores sin tener en cuenta el escalafón.

El artículo continúa abajo

Hay otros colegios que solo pagan el salario mínimo o por mucho $ 900.000”, explicó un rector en Montería (Córdoba) a El Espectador, al tiempo que un profesor en Pereira dijo que mientras a él le pagaban tan solo 10 meses, “el dueño se capitalizó y ahora estrenó su sede propia”.