La iniciativa contempla la paridad de género en las listas cerradas, lo que obliga a que todas las listas usadas para aspirar a un cargo público deberán contar con un 50 % de participación femenina. La reforma incluye, también, la financiación total de estas listas por parte del Estado, según informó el noticiero CM&.

Entre las propuestas aprobadas luego de tres días de debate, se encuentra el límite de tres periodos para cargos en corporaciones públicas (congresistas, diputados, ediles, por ejemplo). El medio indicó además que los candidatos por firmas podrán meterse en elecciones nacionales, que habrá inhabilidad de 2 años para quienes deseen cambiar de partido y que los congresistas podrán ser ministros.

El artículo continúa abajo

“Permitirá que la política sea más sana, que el ciudadano que va a votar sepa por qué partido, qué representa, qué programa tiene y cuál es la ideología que está votando”, señaló Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior, sobre la decisión en la Cámara de representantes.

Por su parte, la congresista Ángela María Robledo criticó que hasta el momento la reforma “no toca de fondo el origen de la financiación y no desaparece el Consejo Nacional Electoral, que es un ente que no decide en derechos, sino por razones políticas”, de acuerdo con declaraciones dadas al informativo de la Cámara de Representantes.

Para convertirse en ley, esta reforma política deberá pasar 8 debates.