El país sigue pendiente del caso de homicidio múltiple que enlutó a Tunjaen donde dos niños, su madre y su abuela fueron envenenados, y en donde su padre, presunto responsable, se suicidó.

La familia Núñez fue la víctima de este caso, en el que las apuestas, las deudas y el desespero fueron los detonantes que llevaron a las 5 muertes que aún se lamentan en la capital de Boyacá.

Darío Alberto Pedreros, comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de esa ciudad, le contó a Semana que cuando llegaron a la casa de la familia vieron una ventana por donde entraron para verificar qué había sucedido en el lugar, después de las alertas de los allegados.

Cuando entraron, los bomberos encontraron en la habitación a un niño con la cara completamente tapada. Era el niño mayor, de nueve años de edad, detalló la publicación.

En el cuarto aledaño había una niña acostada. también fallecida. “Cada niño estaba en su cama, los dos sin vida”, agregó Pedreros.

Como entraron por la ventana, los bomberos tenían la urgencia de abrir la puerta del primer piso para tener un panorama más claro de lo que había ocurrido.

Cuando lo lograron, en el sofá encontraron otro cuerpo. Se trataba de la madre del hogar. Era Johanna, tenía 39 años, estudiaba psicología en modo virtual en la Unad y se graduaba este semestre, detalló la revista.

Pero la escena de terror aún no terminaba y los rescatistas encontraron otro cuerpo, el del responsable de las muertes. Nelson Núñez el padre de la familia aparentemente se había ahorcado y la forma en que estaba atado impedía abrir la puerta del cuarto donde estaba el niño.

Encima, Ana Paulina, la abuela de los niños, una profesora pensionada y que sufría de esquizofrenia también fue hallada muerta.

Los líos de apuestas habrían llevado a la tragedia

Núñez era un profesor de matemáticas que había estudiado para ser rector, pero se volvió —según los investigadores— adicto a las apuestas hace varios años.

Como era matemático, creía tener destreza en los números y el azar. Además, apostaba en internet, contó el medio.

Durante la reconstrucción del caso, Semana dijo que el señalado “jugaba todo el tiempo y comenzó a endeudarse con grandes cantidades”. Hace dos años, la familia sufrió una terrible crisis por cuenta de las deudas de Núñez, que llegó a deber más de 100 millones de pesos.

El hombre debía la cifra a una cooperativa y llevaba varios meses de retraso en los pagos.

Las hipótesis del caso apuntan a que esos problemas económicos lo llevaron al desespero y a las posteriores muertes.

Las autoridades dicen que los cuerpos de los niños y de las mujeres no tenían rastro de violencia y fueron acomodados cuidadosamente.

El hombre, señala la hipótesis, envenenó a toda su familia y luego se suicidó.

María Emma Caro, comandante de la Policía Metropolitana de Tunja, le dijo al medio que en la escena encontraron un escrito en el que estaban los nombres de los muertos, dando a entender que todos tenían servicios funerarios pagos.

Semana dice que todavía hay vacíos sobre cómo fue que envenenó a sus familiares, pues no hubo sustancias sospechosas en la escena, pero, sobre todo, ¿por qué los asesinó?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

SEMANA reconstruye el caso que estremeció al país. ¿Qué llevó a un padre de familia amoroso a envenenar a su esposa, sus hijos, su madre y luego suicidarse?

Una publicación compartida de Revista Semana (@revistasemana) el

A continuación, compartimos un video con consejos y frases que indican que una persona puede estar contemplando la idea de suicidio: