Al parecer, la alta ejecutiva de esa institución mundial estaría envuelta en un supuesto conflicto de intereses que la comprometerían penalmente en el marco de la investigación en contra de Odebrecht por corrupción, señaló Daniel Coronell en Semana.

El columnista aseguró que en contra de Guarín existen elementos que la enredarían en actuaciones indebidas que beneficiaron a Odebrecht antes y durante la adjudicación del millonario contrato de la Ruta del Sol 2, que ascendió a 1’583.330 dólares en 2010.

La funcionaria habría sido el “contacto” en la Corporación Financiera Internacional (IFC) –que pertenece al Banco Mundial–, institución que estructuró los pliegos y el proyecto Ruta del Sol II, y los oferentes, de acuerdo con una versión rendida por el exministro de Transporte Gabriel Ignacio García Morales en un juzgado penal, que fue citada Coronell.

“El potencial conflicto de intereses estaba marcado por el matrimonio de la miembro del equipo estructurador con el ejecutivo de Aval (Diego Solano)”, aclaró el columnista. Además,  agregó que IFC emitió un comunicado que decía que Guarín no participó en la adjudicación del contrato en tanto que el Grupo AVAL hizo lo propio con Solano sobre quien dijo que “se había marginado del proceso por delicadeza”.

No obstante, existe un supuesto agravante, según Coronell, que pone a Guarín en un escenario mucho más complejo por cuanto habría mandado “un correo al gobierno pidiendo reducir las garantías para los licitantes”, según un cable de AP, que fue citado por Daniel Coronell.