El gobierno “de Uribe presidido por Duque” no tenía ninguna intención de negociar con el Eln, y la “ceguera política e histórica” del grupo guerrillero le abrió el camino más deseado por el uribismo, plantea Bejarano en su columna dominical.

“En nombre de la guerra se cometerán todas las tropelías y abusos de los que ya fuimos víctimas durante el gobierno de la seguridad democrática”.

El columnista expone que el Eln está lejos de ser derrotado y explica que esa guerrilla tiene “preponderancia urbana, lo que multiplica las dificultades para someterlos militarmente”.

Guerrilleros de Eln

Artículo relacionado

5 mentiras del comisionado de paz sobre protocolos con Eln, según congresista

Bejarano cuestiona además los argumentos expuestos por el ejecutivo para desconocer los protocolos de regreso al país de la delegación del grupo guerrillero.

“Este Gobierno no tiene juristas, sino burócratas con alma de chafarotes ansiosos de echar bala”.

El abogado considera que “alegar que como los protocolos fueron firmados en el anterior gobierno ellos los pueden ignorar es una postura de avivatos y no de un gobierno democrático” y sostiene que Duque y su equipo jamás tuvieron intención de dialogar con el Eln, por lo que debieron anunciarlo el mismo 7 de agosto.

Pablo Beltrán

Artículo relacionado

No hubo funcionarios del Gobierno en La Habana, ¿pero sí amigos del presidente Duque?

Bejarano concluye diciendo que “el trío perverso Duque, Holmes, Ceballos, además de insensato, es mentiroso”, por sugerir que la ONU exhortara a los países garantes del proceso a compartir “la embustera solución de desconocer los protocolos”.