La Comisión Interamericana de Derechos Humanos considera que las vejaciones sufridas por Bedoya, el 25 de mayo de 2000, permanecen en la impunidad y por eso el caso podría llegar a instancias de la Corte.

Si eso sucede, “implicaría que por primera vez este tribunal internacional se pronuncie sobre la situación de las mujeres periodistas en contextos de conflicto armado”, indica un comunicado conjunto de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL).

Además, se revisaría si Colombia está cumpliendo sus obligaciones internacionales en cuanto a la garantía de los derechos de los periodistas en Colombia y se puede “poner freno a las dinámicas de impunidad generalizada en casos de violencias contra la mujer y de restricciones de hecho a la libertad de prensa”.

El artículo continúa abajo

Pese a que el caso ocurrió en otro gobierno, la FLIP y el CEJIL hicieron un llamado al actual, liderado por Iván Duque, a cumplir con lo que decida la CIDH y garantizar los derechos de Bedoya y advirtieron que vigilaran la respuesta estatal.