Así lo dio a conocer este sábado Ecopetrol, que detalló en un comunicado que ante esta situación de emergencia la compañía activó un plan de contingencia porque el ataque produjo un derrame de crudo “en capa vegetal y en los caños Batalla y Hoyo Pilón”.

“Como parte del plan de contingencia se instaló un punto de control alternativo sobre el caño Batalla, a 1,5 kilómetros del lugar del evento, y un punto de control operativo sobre el caño Hoyo Pilón. La mancha de crudo se encuentra controlada“, explicó la petrolera.

Ecopetrol asegura que ya notificó de la situación a los consejos de gestión del riesgo y desastres de Tibú y de Norte de Santander, así como a las autoridades ambientales correspondientes.

La compañía estatal aseguró que el año pasado se registraron 89 atentados contra el oleoducto principalmente en Norte de Santander, Arauca y Boyacá.

El artículo continúa abajo

En 2017, la guerrilla del Eln perpetró 62 atentados contra el Caño Limón-Coveñas que tuvieron como consecuencia más de 20.000 barriles de crudo derramados, según datos difundidos por la Procuraduría General de la Nación en marzo pasado, y que cita la agencia Efe.