Y de otros mecanismos de aire acondicionado que contrastan con la edificación que fue construida en 1631 y que contaba con una garita que fue sustituida por el extractor.

Algunas personas dijeron a Noticias Uno que las intervenciones al Baluarte de San José son un “adefesio” y una afrenta al patrimonio arquitectónico de la ciudad amurallada.

Impacta a primera vista un elemento que no hace parte del entorno de la muralla”, manifestó Jesús Taborda, vecino del barrio Getsemaní, respecto al extractor de aire que después de la polémica, fue removido por la Alcaldía de Cartagena en las últimas horas.

Las obras, que son motivo de todo tipo de críticas, especialmente por la Asociación de Juntas de Acción Comunal de la ciudad, fueron anunciadas en enero de 2017 por el Ministerio de Cultura en el marco de un proyecto piloto ideado para la preservación de los oficios tradicionales de las poblaciones afro en Colombia, indicó el Ministerio.

“El Ministerio de Cultura de Colombia informa que esta es una intervención que se realiza tras la socialización y aval de la comunidad y cumpliendo con la normatividad vigente, como parte de un un proyecto que busca la recuperación de un inmueble de patrimonio que se encontraba en desuso, así como el aprovechamiento del mismo mediante la apertura de un restaurante de cocina tradicional”.

El artículo continúa abajo

Las intervenciones son desarrolladas por egresados y estudiantes de la Escuela Taller Cartagena de Indias supuestamente con supervisión del equipo de arquitectos de la Dirección de Obras de esa institución, agregó El Universal.

No obstante, y pese a que el Ministerio de Cultura informó sobre las obras de adecuación en el Baluarte de Cartagena “para la visibilización, documentación, promoción, emprendimiento y apropiación social del patrimonio cultural vinculado a las cocinas tradicionales”, este martes se acordó una nueva reunión con la comunidad, señaló Caracol Radio.

Vea el informe de Noticias Uno: