“El presidente de la República Bolivariana de Venezuela no puede hacer un anuncio en Facebook, redes sociales, en Instagram, en Twitter, porque lo tiene prohibido, se lo prohíbe la dictadura de Mark Zuckerberg (fundador de Facebook)”, dijo a Sputnik el ministro.

“Pero vemos a los sectores promotores del golpe contra Venezuela, como inundan las redes con su propaganda promoviendo el golpe de Estado”, agregó.

En reiteradas ocasiones, trabajadores del ministerio de Comunicación han dicho a esta agencia que la plataforma de correos de ese gabinete es blanco de ataques, y que incluso a través de Gmail se dificulta la difusión de mensajes, denuncias que hizo también el ministro.

Además, destacó que las cuentas en las redes sociales de funcionarios y de los canales del Estado también son objeto de bloqueos.

“Las cuentas del ministerio de Comunicación, las cuentas del canal oficial del Estado cada cierto tiempo reciben ataques, son suspendidas temporalmente, las vuelven a reponer, vuelven a suspenderlas, hay una verdadera arremetida con participación de quienes controlan esas redes sociales, que en modo alguno son libres, que en modo alguno son independientes”, manifestó.

El Gobierno de Estados Unidos, destacó Rodríguez, controla los centros más importantes de información en el mundo, y a través de ellos, consideró “se ha impuesto una verdadera dictadura”.

En tal sentido, dijo que contra su país se ha cernido “la más brutal campaña de guerra psicológica”, que aun cuando no es nueva se ha agravado en los últimos meses.

“Se ha visto recrudecida de forma directa, por parte de la administración de Donald Trump para promover un cambio de régimen en Venezuela, promover una sustitución de Gobierno democrático, de aniquilamiento de Estado de derecho, para sustituirlo por un golpe de Estado, un golpe militar”, expuso.

Entre los aspectos que forman parte de ataques comunicacionales mencionó: “la instauración de propaganda de guerra, de búsqueda de fomento del odio, de falsos positivos, de testimonios de falsa bandera, es decir, todo el arsenal de guerra psicológica y guerra mediática ha sido instrumentado en contra de Venezuela y el derecho a la paz que tenemos”.

El artículo continúa abajo

Como contraparte, destacó que el ministerio de Comunicación enfrenta “mucha dificultad” cuando intenta mostrar la realidad que vive su país.

El presidente Nicolás Maduro ha denunciado en reiteradas ocasiones que su país es objeto de una guerra comunicacional, que tiene como finalidad afectar la imagen de su país en el exterior, para apoyar el argumento de una crisis humanitaria, que “no existe”, insistió el ministro de Comunicación en entrevista con Sputnik.