La decisión contra el legislador fujimorista se tomó con 94 votos a favor y 2 abstenciones en el Congreso, en una sesión fuera de lo habitual porque la legislatura de este año concluyó el miércoles pasado. Además, otra legisladora causó conmoción al revelar que también sufrió tocamientos de otro fujimorista.

El congresista fue desembarcado el 14 de noviembre pasado de un vuelo de la aerolínea Latam que iba a volar desde la ciudad sureña de Juliaca hacia Lima, por presuntos tocamientos indebidos a la jefa de cabina, una ciudadana brasileña.

En un primer momento, el congresista negó que hubiera sido bajado por esa causa y dijo que sufrió una descompensación por la diabetes que padece, pero luego sostuvo que “pudo rozar” a la tripulante.

Mamani se defendió diciendo que lo querían condenar “por dichos y suposiciones”, a pesar de que la denuncia por tocamientos indebidos, que fue presentada por la tripulante de un avión de la aerolínea Latam ha sido respaldada por testigos y la propia empresa.

“Si hoy me voy sancionado, me voy con la frente limpia y regresaré por la puerta grande”, señaló antes de que su abogado generara la indignación de varias legisladoras, al indicar que “científicamente” se ha demostrado que un tocamiento indebido “no se da de la cintura para abajo, sino en sentido inverso”.

En el pleno, que se desarrolló durante más de tres horas, la presidenta de la comisión de Ética del Congreso, la oficialista Janet Sánchez, abogó por la sanción, que previamente había sido aprobada por su grupo.

El artículo continúa abajo

Sánchez enfatizó que se ha certificado que el parlamentario “ha infringido los principios de integridad establecidos en el Código de Ética” del Congreso y dijo a sus colegas que hoy tenían la posibilidad de demostrar que realmente están “luchando frontalmente contra el maltrato a las mujeres”.

La inhabilitación impuesta a Mamani contempla una sanción ética, pero su situación aún deberá ser revisada por la subcomisión de acusaciones constitucionales, ya que implica un delito común, sancionado por la ley peruana hasta con 8 años de prisión.

Durante la sesión extraordinaria del pleno de hoy, la congresista independiente Paloma Noceda, quien fue campeona mundial de moto náutica en 2015, causó conmoción al denunciar que ella también fue víctima de tocamientos indebidos en el mismo Congreso.

Noceda aseguró que recibió “un masaje asqueroso en el cuello” por parte de un miembro de la bancada del partido fujimorista Fuerza Popular, al que perteneció hasta hace unos meses, y que esa actitud le causó “repulsión, asco y vómitos”.

La parlamentaria enfatizó que cuando ocurrió esa agresión increpó al congresista, al que calificó como un “tipejo”, aunque este posteriormente intentó tocarla por segunda vez, por lo que denunció esa conducta ante el portavoz de Fuerza Popular.

Ante esto, el presidente del Congreso, el también fujimorista Daniel Salaverry, saludó, en un mensaje en Twitter, “la valiente denuncia” de Noceda y dijo que “la procuraduría del Congreso está a su disposición para realizar las denuncias éticas y las medidas legales que crea conveniente”.

Los casos de violencia machista volvieron esta semana al primer plano en Perú, después del intento del fujimorismo de postergar la sanción solicitada para Mamani y por el asesinato de una joven estudiante de enfermería, que fue encontrada por la Policía muerta dentro de un cilindro metálico.

La lucha contra la violencia machista es, junto con la lucha anticorrupción, el emblema de la gestión del presidente Martín Vizcarra, quien este martes dijo que las comisarías deben ser la “primera línea de defensa” de las mujeres y la “primera alerta para evitar los feminicidios y toda forma de violencia contra la mujer”.