Los 27 socios de Reino Unido en la Unión Europea (UE) respaldaron este domingo una declaración política, negociada entre Londres y Bruselas, que establece a lo largo de sus 26 páginas las aspiraciones de ambas partes en su futura relación tras el divorcio.

Los ingleses y el bloque se disponen así a pasar página a más de cuatro décadas de relación con el primer acuerdo de divorcio en la historia del proyecto europeo, que todavía deben ratificar la Eurocámara y un parlamento británico donde May no tiene mayoría y enfrenta una dura oposición.

Pese a la aprobación de este domingo, que pone fin a casi año y medio de intensa negociación liderada por la Comisión Europea, su presidente Jean-Claude Juncker calificó el día de “triste”. El Brexit “no es un momento de alegría ni de celebración, es un momento triste y es una tragedia”, aseguró.

El mamotreto de 585 páginas, 185 artículos y 3 protocolos adoptado por los líderes europeos recoge los términos de la salida de Reino Unido del bloque, prevista para el próximo 29 de marzo.

El artículo continúa abajo

Estos incluyen cuestiones como los derechos de los ciudadanos europeos en Reino Unido y viceversa, la factura de 39.000 millones de libras que Londres debe pagar y la solución para evitar una frontera con vigilancia policial en la isla de Irlanda.

“Es un buen acuerdo no solo para la UE, sino también para Reino Unido. Para ambos”, consideró Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo.

La importancia del momento para Reino Unido, que votó a favor del Brexit en un referéndum en junio de 2016, la plasmó Theresa May en una carta dirigida a su opinión pública: “Retomaremos el control de nuestras fronteras, nuestro dinero, nuestras leyes”, aseguró la funcionaria.