“Son detenciones extremadamente inquietantes en un momento crucial. Ya conocemos las prácticas del régimen de Nicolás Maduro en materia de detenciones arbitrarias”, subrayó Deloire en declaraciones a Efe, en las que recordó el grave deterioro de las condiciones para informar en ese país.

Deloire recordó que tanto los periodistas de Efe como los dos franceses del programa televisivo ‘Quotidien’ arrestados el martes “no son representantes de los gobiernos español ni francés, y no deben ser actores o víctimas de la crisis política”.

Los detenidos de Efe, que habían viajado a Caracas desde Bogotá para cubrir la crisis de Venezuela, son el fotógrafo colombiano Leonardo Muñoz, el español Gonzalo Domínguez Loeda, y la también colombiana Maurén Barriga Vargas. Además, ha sido arrestado el conductor José Salas, de nacionalidad venezolana.

Deloire subrayó que el “endurecimiento” de las autoridades venezolanas hacia los informadores tuvo su reflejo en la clasificación anual que hace RSF de la libertad de prensa, donde Venezuela cayó en la última edición seis puestos, para pasar del 137 al 143, sobre un total de 180.

El artículo continúa abajo

Además, instó a las autoridades venezolanas a poner en libertad cuanto antes a los periodistas detenidos en las últimas horas, puesto que de lo contrario, si los retiene mucho tiempo, “eso podría considerarse una especie de chantaje” hacia los países con los que discrepa.

También rechazó la afirmación del canciller venezolano, Jorge Arreaza, que indicó que los periodistas de medios extranjeros que visiten el país deben acreditarse previamente.

“Cuando se conocen las prácticas del régimen, la acreditación previa es una forma de restringir la libertad de los periodistas. Maduro, a través de medios muy diversos, libra una guerra mediática contra los periodistas, y los informadores extranjeros son expulsados regularmente”, explicó.

Ese control gubernamental se aprecia, por ejemplo, en hechos como que ninguna televisión nacional retransmitiera el discurso del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, al proclamarse presidente interino del país, el pasado 23 de enero.

Ese mismo día, relató Deloire, se registraron al menos 17 ataques a periodistas en todo el país.

Por otra parte, varias asociaciones de periodistas españoles y representantes sindicales también pidieron la inmediata liberación de los informadores de Efe detenidos en Venezuela y defendieron el derecho al libre ejercicio del periodismo.

La Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) expresó su solidaridad y apoyo a los informadores de Efe, y a todos los periodistas que “en los últimos días han sido detenidos, deportados o que continúan arrestados en ese país”.

Las autoridades venezolanas deberían facilitar el trabajo de todos los informadores y no detenerlos, ni aplicar la censura a los medios de comunicación, como está ocurriendo”, declaró a Efe el secretario general de esta asociación, Agustín Yanel.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) también exigió al régimen venezolano la “inmediata” liberación de los detenidos. “Solo en los regímenes autoritarios se detiene a los periodistas por hacer su trabajo”, afirmó el presidente de esta entidad, Nemesio Rodríguez, a través de Twitter.

También el Consejo de Redacción de la Agencia Efe exigió la liberación inmediata de sus compañeros Leonardo Muñoz, Gonzalo Domínguez y Maurén Barriga y del conductor José Salas, detenidos por las autoridades venezolanas.

“La libertad de información es un derecho fundamental, tal y como defiende la Organización de las Naciones Unidas, y el ejercicio del libre periodismo es indispensable e irrenunciable para el sostenimiento y el desarrollo de la democracia”, afirma el Consejo en su comunicado.

Por su parte, la representación sindical de los trabajadores de Efe también exigió hoy en un comunicado la inmediata liberación de sus compañeros y convocó a una concentración a mediodía en las distintas oficinas de la empresa para apoyarlos.

Tanto los sindicatos como el Consejo de Redacción piden al Gobierno español que haga todas las gestiones necesarias con la máxima urgencia para liberar a los detenidos.

El equipo de Efe viajó el pasado 17 de enero a Caracas para ayudar en la cobertura de la crisis venezolana y al llegar al aeropuerto de Maiquetía se identificaron como periodistas.

Después las autoridades de inteligencia, migración y aduanas les permitieron el ingreso sin restricciones, tras someterlos a varios filtros de seguridad durante casi tres horas. Cuando viajaron a Venezuela los tres periodistas de Efe llevaban un tiquete de avión para regresar a Bogotá el próximo 7 de febrero.