El estadounidense Greg Burke y la española Paloma García Ovejero presentaron su renuncia al cargo, informó la Santa Sede en un comunicado, el cual precisó que el pontífice ha aceptado la dimisión y no se especifica la razón.

El prefecto de la Secretaría para la Comunicación del Vaticano, Paolo Ruffini, nombrado el pasado julio, apreció en el comunicado la profesionalidad de los portavoces, y aseguró que su dimisión responde a “una autónoma y libre elección”.

En este sentido subrayó que fueron los primeros portavoces tras el inicio de la reforma del sistema de la comunicación de la Santa Sede y agradeció su “significativo compromiso al camino de reforma”, al tiempo que apostó por un “rápido cambio de testigo”.

Ruffini apuntó que el 2019 será un año “denso” que requiere “un máximo esfuerzo de comunicación”, dada la importancia de algunas de las citas y actos del pontífice.

El artículo continúa abajo

En 2019, el papa, entre otros eventos, viajará a Panamá para participar en la Jornada Mundial de la Juventud, Emiratos Árabes Unidos, Bulgaria, Macedonia y Marruecos; ha convocado un Sínodo sobre la Amazonía y en febrero mantendrá un encuentro con los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo para hablar sobre prevención de abusos.

Gisotti se sumó a los agradecimientos a Burke y García Ovejero, con quien mantiene “una relación de estima y amistad”.

Burke (Saint Louis, Estados Unidos, 1959) y García Ovejero (Madrid, 1972) fueron nombrados portavoz y viceportavoz por el papa el 11 de julio de 2016.

La periodista española fue la primera mujer en acceder al puesto de subdirectora de la Sala de Prensa de la Santa Sede, después de ejercer como corresponsal de la emisora COPE (propiedad de la Conferencia Episcopal Española) en Italia y el Vaticano.