La protagonista de este incidente fue una empleada doméstica, que fue rescatada este lunes por los bomberos, según el diario The New York Times.

Un portavoz confirmó que los bomberos fueron llamados a esa casa de ladrillos rojos de la calle 65 a las 10:00 de la mañana del lunes luego que los propietarios constataron que el ascensor estaba dañado.

Los bomberos constataron que el elevador estaba detenido entre el segundo y el tercer piso. Forzaron su puerta y encontraron dentro a una persona que dijo que estaba allí desde el viernes, dijo el portavoz.

El artículo continúa abajo

Esa persona estaba aparentemente en “buen estado” de salud pero igualmente fue trasladada a un hospital para ser examinada, indicó.

Los bomberos no dieron más detalles ni revelaron la identidad de la persona. No obstante, medios de Nueva York la identificaron como Marites Fortaliza; empleada doméstica de la familia Stephens desde hace varios años.

La familia había salido a pasar el fin de semana en otro lugar, por lo que la mujer quedó atrapada en el elevador y no pudo llamar a nadie.

La firma Stephens Inc. no ha hecho comentarios hasta el momento. Empero en un comunicado citado por el diario The New York Post, la familia Stephens prometió “investigar las causas de este desgraciado incidente” y tomar “las medidas adecuadas para asegurar que no se repita”.

Se ignora si el ascensor contaba con un sistema de alerta de emergencia.