“Todas las agencias de investigación representadas en la embajada de Estados Unidos (en México) serán contactadas para efectos de definir si cuentan con un área especializada para coadyuvar en estas investigaciones”, incluido el FBI, dijo en conferencia de prensa Roberto Ochoa, subprocurador de control regional de procedimientos penales de la fiscalía general de México.

Hasta ahora, la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos (NTSB, por sus siglas en inglés) “comunicó al gobierno de México que en este momento no será posible colaborar”, dijo, por su parte, Carlos Morán, subsecretario de Comunicaciones y Transportes.

Sin embargo, se está contactando a autoridades de transporte de Canadá y a unidades de seguridad europeas “para dar mayor certidumbre al proceso de investigación”, explicó.

El artículo continúa abajo

La gobernadora del céntrico estado de Puebla, Martha Erika Alonso, y su esposo, senador y exgobernador de la misma región, Rafael Moreno Valle, murieron el lunes al accidentarse el helicóptero en que viajaban.

Ambos, del conservador Partido Acción Nacional, viajaban de Puebla a Ciudad de México a bordo de un taxi aéreo, un helicóptero Augusta 2011, con dos capitanes y el asistente del senador. Todos fallecieron en el accidente.

La aeronave se desplomó a 10 minutos de haber despegado sobre campos de maíz en el municipio de Tlaltenango, tras perder comunicación con la torre de control.

Sin explosivos

Alonso fue investida como la primera gobernadora de Puebla el 14 de diciembre, después de que el tribunal electoral ratificara su triunfo en las elecciones del pasado 1 de julio, tras medio año de una controversia con Luis Miguel Barbosa, candidato del partido oficialista Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Así, numerosas voces han evocado que el accidente pudiera haber sido provocado.

“¡Justicia!”, “¡fuera Morena!”, “¡asesinos!”, clamaron algunos de los asistentes a una ceremonia celebrada en Puebla en honor a las víctimas, a la que asistió la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez, en representación del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, fundador de Morena.

El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, aseguró que, “después de un análisis exhaustivo y cuidadoso”, agentes especializados de la Marina Armada “no encontraron explosivos o sustancias ajenas al combustible que hayan explosionado dentro de la aeronave”.

“Hago el llamado a que no demos lugar a las especulaciones”, dijo.

En tanto, las autoridades hallaron la Unidad de Adquisición de Datos de Vuelo, que “graba segundo a segundo parámetros del torque de las revoluciones del motor, la temperatura, los anuncios de advertencia y la posición de la aeronave en vuelo”, añadió Morán, al precisar que dicha unidad será enviada a autoridades de aviación civil de Canadá.

Historial de accidentes

En una importante plaza de Puebla, las cenizas de las cinco víctimas reposaron durante una ceremonia en la que se mostraron sus fotografías ante cientos de personas, entre familiares, empresarios y políticos.

“A pesar de las agresiones de diversos actores en contra de ella, de su equipo, de su triunfo, nunca se dio por vencida, por ello (…) exigimos que se lleve a cabo una investigación profesional e independiente”, dijo en el evento Luis Banck, exalcalde de Puebla y responsable de la oficina de la gobernadora Alonso.

“Sí se debe de nombrar un gobernador interino, pero habremos de definir de manera coordinada los tiempos para que el Congreso del estado actúe”, dijo José Juan Espinosa, diputado presidente de la mesa directiva del Congreso en Puebla, a Milenio televisión.

Numerosos funcionarios mexicanos han sufrido accidentes en helicóptero.

Uno de los percances más sonados fue el ocurrido en 2008 al poniente de Ciudad de México y en el que fallecieron el exsecretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño y otros cuatro funcionarios.

En 2011, el helicóptero del entonces secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, se estrelló al sur de la capital.