Y es que el semanario explica que Cuba corre un gran riesgo con Guaidó, pues si el líder parlamentario logra sacar del poder a Nicolás Maduro cortaría una gran parte de ese convenio, lo que tendría un “impacto demoledor”.

De acuerdo con Semana, sin ese petróleo, el gobierno socialista de la isla perdería 10 % del PIB. Por ello, desde que Guaidó se juramentó como presidente interino de Venezuela han apoyado al régimen, e incluso han enviado ayuda humanitaria que la dictadura sí recibió, a diferencia de la dispuesta por Estados Unidos.

El artículo continúa abajo

El carburante ha sido el motor del régimen chavista que ya superó los 20 años en el poder. Pero ahora EE. UU. ha iniciado una serie de bloqueos que han dejado ilíquido a Maduro, por lo cual ha tenido que sacar su oro para venderlo y conseguir así efectivo para continuar con sus importaciones.

El petróleo, ahora mismo, no es un insumo que le sirva a Venezuela. Pues a sus aliados, Rusia y China, les vende pero no reciben nada porque se descuenta de los cuantiosos préstamos que ha recibido y a Cuba se lo está regalando, prácticamente.