A pesar de eso, el informe del gobierno estadounidense resalta que durante 2016 “no hubo ataques significativos hechos por las Farc”, es decir, después de la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y la ya desmovilizada guerrilla.

El artículo continúa abajo

Los delitos de los que el Departamento de Estado señala a las Farc son por extorsión y amenazas a funcionarios locales, que posiblemente son responsabilidad de las disidencias del grupo.

El informe recuerda que las Farc están incluidas en esa lista desde el 8 de octubre de 1997, y que antes del acuerdo de paz con el Gobierno, la guerrilla tenía un estimado de 7 mil miembros en armas.

También menciona que antes de firmar la paz, el grupo insurgente se financiaba de la extorsión y del tráfico internacional de estupefacientes, y habla de los secuestros de 3 contratistas del Departamento de Estado de Estados Unidos y de la excandidata presidencial Íngrid Betancourt.