De acuerdo con el diario Clarín, no es la primera vez que Abadie infringió la ley estando en la cárcel. En 2017 había sido condenado por extorsionar a otro preso, Paulo Durand, quien permanecía detenido en la Seccional Sexta de Policía durante enero de 2016.

En aquella oportunidad le dictaron 5 años de prisión, pero al ya estar condenado por el asesinato de Elvio Acuña, ocurrido el 23 de febrero de 2013, las autoridades argentinas decidieron unificarle la pena a 10 años, explica ese medio.

Ahora, por su reincidencia, el Tribunal Oral Federal en lo Criminal de Comodoro Rivadavia lo condenó a otros 8 años de cárcel, además de imponerle una multa de 18 mil pesos argentinos, un poco menos de millón y medio en pesos colombianos.

El artículo continúa abajo

Franco Abadie utilizaba el teléfono de la prisión en la que está y desde ahí coordinaba todo con su mamá, que luego les pasaba el mensaje a la novia y a una amiga de su hijo, detalla Clarín.

Se advierten diálogos encriptados, alusión al intercambio de objetos inespecificados en apariencia comprometedores, de características y cantidades que se disimulan, palabras reconocidas en la jerga de usuarios de las drogas”, dijo el juez Enrique Guanziroli durante el juicio, citado por el rotativo argentino.

Ahora se espera el juicio contra su madre, Verónica Vera, su novia, Jesica Defelice, además otros familiares que participaban del acto delictivo.