Convertido el tanto por parte del atacante ibérico, las cámaras enfocaron al juez central Gianluca Rocchi mientras escuchaba de los jueces encargados del VAR la información que le transmitían por el auricular.

Estos estudiaban la posible agresión de Diego Costa sobre Pepe, antes de que el delantero marcara el tanto que igualó parcialmente el compromiso.

Finalmente, los jueces del videoarbitraje determinaron que no hubo infracción del delantero de España, mientras que el central no vio la necesidad de observar la jugada a través del monitor.

La decisión de Rocchi no dejó muy contentos a los jugadores de Portugal.

El artículo continúa abajo

Cabe recordar que el manejo del VAR solo corresponde al cuerpo arbitral y que los jugadores no están en capacidad de pedir revisar ninguna jugada.

De esta manera, la tecnología actúa por primera vez en la historia de la Copa del Mundo para resolver una acción polémica.