Ocurrió tras una patada por detrás de derribó a Antoine Griezmann ingresando al área de los ‘socceroos’, quienes iban logrando un valioso empate contra uno de los favoritos a ganar el Mundial.

Al salir el balón del terreno de juego, el juez central fue invitado por el equipo de jueces del VAR a revisar la jugada de la presunta infracción en su monitor.

Después de chequearla, el árbitro hizo la señal del monitor de TV y apuntó su brazo hacia el punto penal. El propio Griezmann no desaprovechó la oportunidad y convirtió la ventaja parcial de los ‘blues’:

Es la primera vez en la historia de la Copa del Mundo se usa de la tecnología para cambiar una decisión.