Esa fue la jugada más exigente que enfrentó Armani y lo hizo con la categoría que lo llevó a ser titular con la Selección Argentina. El exarquero de Atlético Nacional enfrentó al delantero nigeriano Odion Ighalo y detuvo su remate con la ayuda de su mano izquierda y uno de sus muslos, como se puede apreciar a continuación.

El artículo continúa abajo

Durante el resto del partido, Armani no fue tan exigido salvo por el penalti para Nigeria que causó Javier Mascherano. Allí, Armani no evitó el gol de Victor Moses.

La prensa argentina quedó feliz con el rendimiento de Armani en su primer partido defendiendo el arco argentino. Si nada extraordinario ocurre, Franco será titular en el partido de octavos de final ante Francia.