Con solo 2 minutos suplementarios por jugarse, Neymar mandó un potente remate con curva y vía directa al arco de los europeos.

El portero Thibaut Courtouis se exigió al máximo y a mano cambiada logró rechazar el peligroso disparo. Su grito fue el desahogo por derrotar al temible delantero y estar cada vez más cerca de la hazaña de llegar por segunda vez en su historia a las semifinales de la Copa:

En la semifinal, Bélgica se medirá a Francia, que este viernes derrotó 2 por 0 a Uruguay.