El argentino, que dirigió a su país en Alemania-2006 y a los cafeteros en Brasil-2014, ha dedicado importantes horas en los últimos días a pulir los movimientos del combinado colombiano, concentrado desde el pasado martes en un fastuoso complejo en Sviyazhsk (35 km al oeste de Kazán).

Y es que Colombia hizo de su sistema defensivo un arma vital para conseguir la clasificación a Rusia, pues en la eliminatoria suramericana fue la tercera valla menos vencida, con 19 goles en 18 compromisos, solo superada por Brasil (11) y Argentina (16).

Tablero en mano, Pékerman trabaja con rigor en los movimientos de su línea posterior, empleando diferentes esquemas, como el de 3 en el fondo apoyados por 2 volantes centrales o los tradicionales cuatro atrás y uno o dos mediocampistas defensivos.

Pero el seleccionador es amante del 4-2-3-1, el dibujo táctico que le dio buenos réditos en Brasil, donde Colombia alcanzó por primera vez unos cuartos de final en 5 participaciones históricas en Copas del Mundo.

Solidez y experiencia

“Debemos tener la iniciativa, somos una selección que se ha caracterizado por eso. Tenemos un equipo para ser protagonista y jugadores para hacerlo. Es fundamental la solidez defensiva y el mantener el arco en cero”, aseguró Abel Aguilar, uno de los alfiles de Pékerman en la primera línea de volantes.

El defensor central Cristian Zapata, de 31 años, titular en Brasil-2014, volverá a ser el eje en el 4 posterior, y pese a una lesión en el último mes y a la competencia que le ofrece Yerry Mina, sin minutos en el FC Barcelona, el zaguero del AC Milán es de la confianza del DT.

El artículo continúa abajo

“Colombia tiene que darlo todo en los 3 juegos”, advirtió Zapata durante la concentración colombiana de 16 días en Milán antes de arribar a suelo ruso.

Zapata, quien estaría próximo al Boca Juniors para la siguiente temporada, haría pareja de centrales con Dávinson Sánchez (Tottenham), mientras que por las bandas el ida y vuelta le corresponderá a Santiago Arias (PSV Eindhoven) y Johan Mojica (Girona).

El resto del plantel parece muy claro: el ex-Espanyol Carlos ‘la ‘Roca’ Sánchez como volante central, acompañado en esa tarea por Aguilar (Deportivo Cali).

La duda en la izquierda

Juan Guillermo Cuadrado (Juventus), por derecha, el astro cafetero James Rodríguez en su papel de ’10’ con libertad de movilidad, son fijos en la línea ofensiva del medio sector.

Las dudas para Pékerman sobrevienen por izquierda, donde Mateus Uribe (América de México), José Izquierdo (Brigthon) y Luis Fernando Muriel (Sevilla) compiten por esa posición.

“Estamos en un Mundial y normalmente todos van a atacar con lateral y delantero, la indicación es siempre acompañar al lateral. Pero nosotros siempre iremos a buscar el partido, y eso haremos ante Japón”, reconoció Izquierdo, de 25 años, uno de los jugadores que más indicaciones recibe de Pékerman luego de las prácticas.

El frente de ataque tiene nombre de gol: Radamel Falcao García. ‘El Tigre’ recuperó su olfato goleador en el AS Mónaco tras dos temporadas aciagas en la Premier League y superar el calvario de una lesión que lo privó de estar en Brasil-2014 cuando era considerado en el mundo como uno de los mejores ‘9’.

Las acciones en el Grupo H se abrirán este martes cuando Colombia y Japón se encuentren en el Mordovia Arena de Saransk a las 7:00 a.m. hora colombiana, mientras que Polonia y Senegal lo harán en el Spartak Stadium en Moscú, desde las 10 a.m., hora de Colombia.