“Salah está bien y se está recuperando muy rápido”, dijo Cúper, de 62 años. “Aún tenemos que ver cómo transcurre el entrenamiento de este jueves, pero casi puedo asegurarles al ciento por ciento que va a jugar, somos muy optimistas de que va a estar en el campo”, añadió el exentrenador del Valencia e Inter de Milán.

El artículo continúa abajo

Salah, quien sufrió la lesión en su hombro izquierdo durante la disputa de un balón con Sergio Ramos en la final de la Liga de Campeones jugando para el Liverpool ante el Real Madrid en Kiev, el 26 de mayo pasado, es una de las grandes estrellas del Mundial-2018 y su presencia es crucial en el destino de los Faraones en el Grupo A, que completan el anfitrión Rusia, Arabia Saudí y Uruguay.

Egipto sostendrá ante la Celeste el segundo partido del torneo, el viernes en Ekaterimburgo, tras el choque de este jueves entre rusos y saudíes que pone a rodar el balón en el Mundial-2018.

Salah, quien cumplirá 26 años el día del partido debut de los Faraones, dio mucha alegría a los 100 millones de fanáticos de Egipto el miércoles pasado al entrenarse por primera vez con el resto de sus compañeros en Grozni, donde ha dispuesto la concentración Cúper.