Luego de un cobro de tiro libre de costado, el defensa Serguéi Ignashévich forcejeó en el área chica con el español Sergio Ramos, pero en la carga el balón terminó por pegar en el tacón del ruso y descolocó a su propio arquero, que nada pudo hacer para evitar la caída.

El artículo continúa abajo

Este es el segundo gol que Rusia se anota en propia puerta en este Mundial. El primero lo había marcado Denís Chéryshev en el partido que disputaron ante Uruguay, en la última fecha de la fase de grupos del campeonato.

Con eso, Rusia se convierte en la primera selección anfitriona de una Copa del Mundo que hace 2 goles en propia puerta en toda la historia de los mundiales, dice el estadígrafo español Mister Chip.

Pero a favor de los locales hay que decir que además de tener una gran organización del torneo,tuvieron un muy buen desempeño en la fase de grupos. Muchos dudaban que pudiera pasar a las fases de eliminación directa, y lo logró. Veremos si siguen dando sorpresas… y rompiendo récords.