Según fuentes oficiales, en el lugar del hurto no había cámaras de vigilancia lo que dificulta la identificación del autor del delito, y tampoco se sabe en qué momento exacto se la llevaron.

El valor de ambas estatuas extraviadas asciende a 700.000 rublos, unos 11.000 dólares.

Una tercera estatua de la mascota, colocada en el barrio Kurortni en vísperas de la cita mundialista, será trasladada a un lugar más seguro para evitar que corra la suerte de las 2 primeras, prometieron las autoridades.

El artículo continúa abajo

El Mundial de Rusia se desarrolló entre el 14 de junio y 15 de julio en 11 ciudades rusas, entre ellas San Petersburgo, que acogió 7 partidos de la competición, incluidos la semifinal y el partido por el tercer y el cuarto puesto.

Con información de EFE