Mbappé, nacido el 20 de diciembre de 1998, se convirtió en el jugador francés más joven en disputar un partido en la Copa del mundo con su selección, gracias a sus 19 años y 178 días, según datos ofrecidos por el estadígrafo español Alexis Martín-Tamayo, Mister Chip.

El artículo continúa abajo

El talentoso delantero supera así a Bruno Bellone (que jugó en España 82 con 20 años y 118 días), Manuel Amorós (20 años y 140 días en el mismo mundial del 82) y David Trezeguet (20 años y 240 días en Francia 98).

En el partido, en el que Francia se impuso 2-1, también hubo datos curiosos: es el primero en la historia de los mundiales que usa tanto el VAR (para el primer gol de los franceses, de penalti) como la tecnología de la línea de gol (para confirmar el apretado tanto de Paul Pogba, el de la victoria de los europeos).

El triunfo de Francia, pese a que la selección no brilló, sí es un buen síntoma, ya que la estadística citada por Mister Chip indica que cada vez que el equipo ganó en su debut mundialista, siempre avanzó al menos hasta quedar entre los 8 mejores del torneo.

Australia, por su parte, tendrá que jugarse la vida en los siguientes dos partidos, ante Dinamarca y Perú.