En un escrito publicado este lunes en The New York Times, Salcedo reconoce que Colombia está en el grupo de países en los que la noción individualista de la vida hace que el trabajo colectivo se complique, y para describirlo citó una frase del profesor japonés Yu Takeuchi, de la Universidad Nacional:

“Un colombiano promedio es más inteligente que un japonés promedio, pero esos dos japoneses juntos suelen actuar de modo más inteligente que dos colombianos juntos”.

Luego, después de decir que en Colombia muchas generaciones muy buenas de jugadores de fútbol han fracasado por no ser capaces de trabajar en equipo, recordó una idea del fallecido líder de la guerrilla del M-19, Jaime Bateman, que hablaba de un “sancocho nacional”, con la que quería llamar la atención de que, sin la unión, el país no sería capaz de salir del “naufragio”.

También dice que en el partido contra Polonia, los jugadores, “procedentes de regiones diversas”, trabajaron juntos para lograr la mejor ‘cocción’ del mencionado ‘sancocho’. Los ingredientes que cada uno de los miembros del equipo fueron fundamentales, dice Salcedo, “pero no más importantes que el gran sancocho final”.

El artículo continúa abajo

Luego comenta que desde hace mucho tiempo, la Selección no organizaba “un convite tan exquisito”, y recuerda que después del Mundial de Brasil, en 2014, empezó un cambio generacional que no terminó de cuajar antes del inicio del Mundial de Rusia. Por eso, el equipo no despertó “optimismo irracional” en sus compatriotas, que se han mostrado más mesurados que de costumbre.

Sin embargo, reconoce el importante trabajo del equipo nacional al enfrentarse a Polonia en un duelo de vida o muerte:

“Ayer, ante Polonia, Colombia multiplicó el talento porque sumó los esfuerzos individuales. Como en el cocinado que proponía Bateman, acopló sus gracias de manera certera, lo afro con lo indígena, lo blanco con lo mestizo, lo serrano con lo costeño.”.

Finalmente dice que las estrellas de la Selección Colombia “parecen convencidos de que el gran sancocho nacional es una utopía que merece ser defendida por todos”.