Después del partido en el que los croatas se impusieron por 2-1 en el tiempo extra, el volante, que milita en el Barcelona de España, citado por Marca dijo:

“Anoche tuve bastante fiebre, casi 39º. Estuve tendido en la cama sacando fuerzas para poder jugar y valió la pena”.

El artículo continúa abajo

En su intervención, Rakitić también dejó ver la importancia que para él tiene el partido contra Francia del próximo domingo, que definirá el nuevo campeón del mundo. “Jugaría la final sin una pierna si hace falta”, aseguró luego de su destacada actuación frente a Inglaterra.

Por otra parte, el croata aprovechó para lanzar una crítica al seleccionado de Inglaterra por, según él, dar por hecho su paso a la final antes del duelo de las semifinales.

“Ellos creían que ya estaban en la final. Ellos que sigan haciendo lo mismo y nosotros jugaremos el domingo”, aseguró.

Su tono de reproche coincide con el que usó su compañero Luka Modrić, que aseguró que los ingleses subestimaron a su equipo y dijo que eso había sido un error. “Deberían ser más humildes y respetar más a sus adversarios”, dijo el jugador.