Muchas personas en Kosovo, que tiene una mayoría étnica albanesa, se identifican con la bandera.

Ambos jugadores tienen raíces en Kosovo, antigua provincia de Serbia que declaró en 2008 su independencia, que Belgrado todavía se niega a reconocer.

El artículo continúa abajo

La Fifa prohíbe todos los mensajes o símbolos políticos en los estadios.

El organismo rector del fútbol mundial dijo que también estaba investigando al seleccionador de Serbia, Mladen Krstajic, por supuestas declaraciones después del partido, cuando pidió que el árbitro, el alemán Félix Brych, fuera llevado a juicio en un tribunal de crímenes de guerra en La Haya por no haber otorgado una penalización a Serbia.

Serbia se puso furiosa cuando Brych no le otorgara un penal en el minuto 66, luego de que Aleksandar Mitrovic fuera derribado en el área por los defensores suizos Stephan Lichtsteiner y Fabian Schaer.

También se han abierto procedimientos disciplinarios contra la asociación de fútbol serbia por disturbios por parte de aficionados y la exhibición de mensajes políticos y ofensivos.

Con información AFP