Pero hubo dos ausencias notables: el mediapunta James Rodríguez y el centrocampista Wilmar Barrios, que se quedaron en el hotel de concentración haciendo ejercicios diferenciados. La presencia de ambos, sin embargo, está asegurada para el debut en la cita mundialista.

Sin ellos dos, los hombres de José Pékerman saltaron al césped del estadio Sviyaga, ubicado a unos 35 kilómetros de la capital de Tartaristán, pasadas las 10:30 hora local (2:30 de la madrugada, hora colombiana) y se ejercitaron durante una hora y 30 minutos, aproximadamente.

Pékerman estuvo acompañado sobre el verde de la última incorporación en su cuerpo técnico, su compatriota Esteban ‘Cuchu’ Cambiasso, exfutbolista del Inter de Milán, Real Madrid, Leicester City y Olympiakos, y quien jugó a las órdenes del técnico en el Mundial de 2006, que en la Selección hace las veces de analista táctico y ayudante de centrocampistas.

El artículo continúa abajo

La sesión arrancó con un abrazo y oración de todo el grupo, antes de ejecutar estiramientos y carrera continua. Los tres guardametas convocados, David Ospina, Camilo Vargas y José Fernando Cuadrado, se ejercitaron aparte junto con el entrenador de porteros, Eduardo Niño.

El seleccionador dispuso también ejercicios en tres grupos diferenciados de futbolistas, antes de hacer práctica con balón y un partidillo, en el que destacó el papel del mediapunta Juan Fernando Quintero, que vistió el peto de los dos equipos en un ejercicio para crear superioridad creativa.

Colombia, encuadrada en el Grupo H, tuvo su primera sesión de entrenamiento abierta en tierras rusas, a las que llegó el martes por la noche después de 19 días de concentración en Europa.

Los ‘cafeteros’ arrancan su andadura en el Mundial el próximo martes frente a Japón en el Mordovia Arena de Saransk, antes de verse las caras con Polonia en Kazán y con Senegal en Samara.