El motivo del saludo de Kim Min-woo y Ju See-jong es tan lógico como extraño: los dos están prestando servicio militar en la actualidad y por ende deben hacer el gesto castrense cuando suenan las notas del himno nacional surcoreano, dice el medio británico The Sun.

El artículo continúa abajo

El partido entre los dos equipos, además, fue visto desde los palcos por el mandatario del país asiático, Moon Jae-inque estuvo acompañado por el presidente de la Fifa, el suizo Gianni Infantino.

Sin embargo, la presencia del primer mandatario surcoreano no fue suficiente para que sus compatriotas superaran a los ‘manitos’, que terminaron imponiéndose por 2-1, un resultado que deja a los dirigidos por el colombiano Juan Carlos Osorio con pie y medio en octavos de final.

Por su parte, los asiáticos quedaron prácticamente eliminados de la máxima cita mundialística, ya que para pasar a la segunda ronda del campeonato se deben dar resultados muy poco probables. No en vano, al final del partido, varios de los jugadores se lamentaron tendidos en el césped del estadio de Rostov.