Se ve claramente en el video cómo los futbolistas helvéticos agarran de la cintura al serbio, por delante y por detrás, impidiéndole el movimiento para impactar correctamente el balón tras el centro por derecha.

La sorpresa es que el árbitro finalmente sanciona falta del delantero y ni siquiera acude al videoarbitraje como para despejar dudas; tampoco le anuncian nada desde la sala de monitoreo.

Finalmente, Serbia terminó cayendo en el juego de cierre de la jornada de viernes por 2 a 1.