Parecía una acción ‘normal’ del juego, en el partido entre Alemania y Suecia, pero el alemán quedó tendido en el suelo por un rato.

Apenas los demás jugadores notaron su rostro sangrando pidieron la asistencia médica.

El jugador fue atendido en el terreno de juego pero, infortunadamente para él, el golpe fue tan fuerte que la hemorragia no se pudo frenar y le impidió continuar el partido.

Sebastián Rudy tras recibir patada en su rostro.
Sebastián Rudy tras recibir patada en su rostro. / AFP

En su reemplazo entró Ilkay Gündogan, cambiando los planes del técnico Löw.

El artículo continúa abajo

Alemania empezó perdiendo el partido ante Suecia, y estaba quedando al borde de la eliminación, no obstante, Marco Reus devolvió las esperanzas cuando marcó el empate (parcial) 1-1.

En el tiempo de reposición, a segundos del final del partido, Toni Kroos marcó un golazo para la victoria de Alemania 2-1, que lo mantiene con vida en Rusia.