Mondragón menciona no solamente el resultado, sino las circunstancias que rodearon el partido: “Expulsión de Carlos Sánchez a los 4 minutos, penalti y gol en contra, empezar una copa del mundo perdiendo, no solamente a un baluarte como Sánchez, sino perdiendo el primer partido, no pudiendo encontrar una tranquilidad colectiva a través de lo táctico, del juego, a través de la fluidez porque es muy difícil”.

El artículo continúa abajo

Y continúa: “Japón en el primer tiempo nos dio esa luz de esperanza siendo ingenuos, metiéndose atrás dándonos todos los espacios, dándonos la pelota”, lo que en opinión del analista fue un buen primer tiempo para Colombia, a pesar de las circunstancias.

En el segundo tiempo a los japoneses se les vio más activos: “Se avivaron, jugaron como lo tiene que hacer un equipo cuando tiene un hombre de más; nos pusieron en muchísimos apuros y al final terminan marcando en un ‘corner’ el 2-1”.

Para finalizar, el caleño apunta: “No pudimos y no tuvimos futbolísticamente los recursos ni los argumentos para poder, al menos, empatar el partido”.