Precisamente, un día antes, el seleccionador argentino (Gareca) había incluido a Guerrero entre los 25 preseleccionados, junto con los delanteros André Carrillo, Raúl Ruidíaz y Jefferson Farfán.

El artículo continúa abajo

Este duro golpe se presenta luego de que la Agencia Mundial de Antidopaje apelara la reducción de la sanción que la Fifa le dio al jugador por dar positivo en un control antidopaje después del partido entre Perú y Argentina por las eliminatorias en octubre de 2017, destaca RPP de Perú.

Según el documento publicado por El Comercio, el Panel de la TAS consideró que “el jugador tuvo alguna falla o negligencia, incluso si no fue significativo, y que podría haber tomado algunas medidas para evitar que cometiera el ADRV. Teniendo en cuenta que, en caso de falta o negligencia significativa, la sanción, de acuerdo con las reglas de Fifa aplicables, debe estar en el rango de 1 a 2 años de suspensión, el Panel de TAS consideró que la sanción apropiada sería de 14 meses a la luz del grado de culpa del Sr. Guerrero”.

El jugador habría explicado que la sustancia prohibida que ocasionó que diera positivo en el control antidopaje habría provenido de un té que ingirió.

Por su parte, el diario El Comercio informa que Paolo Guerrero reaccionó ante dicho veredicto e insistió en su inocencia: “Estoy confiado. Creo que no pueden (no) dejar jugar a un futbolista que no hizo nada. Confío en la justicia. Creo en la absolución porque soy inocente”, dijo el jugador.

Incluso, un trino publicado el domingo por la Federación Peruana de Fútbol daba como un hecho la participación del atacante en la cita mundialista, con un viaje promocional a Brasil:


Esta misma semana, el brasileño Dani Alves, de 35 años, también se quedó por fuera del Mundial debido a una lesión de ligamento cruzado en la rodilla.