Los jugadores intentaban disputar un centro, lanzado desde el tiro de esquina a favor de Francia, sin embargo, Oliver Giroud no midió el balón y terminó chocando su cabeza con la del defensor Matthew Miazga, que logró despejar la pelota.

El artículo continúa abajo

El juego tuvo que detenerse ya que ambos futbolistas quedaron tendidos en el suelo. Lo más preocupante se vivió cuando se evidenció que ambos deportistas estaban sangrado. De inmediato, se autorizó el ingresó médico para atender a los jugadores.

Posteriormente, ambos jugadores fueron reemplazados.

Al parecer el choque no fue nada grave, sin embargo, teniendo en cuenta la proximidad de la Copa del Mundo en Rusia, este tipo de accidentes pueden provocar un desfavorable rendimiento o, incluso, quedar por fuera de la cita mundialista.

Francia terminó sus juegos de  preparación para Rusia con empate 1-1 ante Estados Unidos. Los norteamericanos se fueron en ventaja con gol de Julian Green al final del primer tiempo, pero los franceses igualaron al minuto 78, con gol de Kylian Mbappé.