Lo que pasó en la eliminatoria, una liguilla emocionante pero con equipos cargados de altibajos e irregularidad, se trasladó a Rusia. Todo terminó en que los equipos que clasificaron de últimos se fueron de primeros hasta llegar a Brasil, que por cuarto Mundial consecutivo vio frenado su sueño del hexacampeonato.

El primero en irse fue Perú (quinto en las eliminatorias), un equipo que mostró buen fútbol, pero al que le faltó el gol para llegar más allá. Terminó siendo crucial el penalti que perdió el jugador Cristian Cueva contra Dinamarca en el debut para sentenciar su eliminación.

Luego se marchó Argentina (cuarto), ya en octavos de final, pero sin nunca convencer con su juego y tras recibir golpes duros como la goleada 3 por 0 a manos de Croacia y la eliminación 4 por 3 frente a Francia.

Siguió en el listado Colombia, que fue el tercero en Conmebol hacia Rusia 2018, y que aparte del triunfo 3 por 0 ante Polonia no tuvo otro partido en que gustara de gran forma. Se valoran las ganas que mostraron los futbolistas para empatarle a Inglaterra en octavos y llevarlos hasta la definición por penales, en los que cayó la Tricolor.

Este viernes se fueron los dos líderes del clasificatorio: a primera hora lo hizo Uruguay, que se mostró sólido hasta cuartos de final, donde se le notó al equipo la ausencia de Edinson Cavani en su derrota contra Francia:

Y con Brasil, que perdió frente a Bélgica, se terminó el sueño del continente de volver a conquistar Europa después de que la Canarinha lo hizo en 1958. Su gran pecado fue desperdiciar tantas opciones de gol.

El reto para Suramérica en lo que viene será mejorar el nivel de sus selecciones, de cara a las Copas América de 2019 y 2020, y las eliminatorias hacia el Mundial de Catar 2022.