Luego de disparar con potencia y engañar al arquero español David de Gea, Dzyuba salió corriendo al banderín del tiro de esquina y allí, mientras gritaba y hacía un gesto de furia, se puso su mano izquierda encima de la cabeza y la otra, en la frente.

El artículo continúa abajo

El gesto, por supuesto, tenía un motivo: es una dedicación para el técnico de la selección, Stanislav Cherchésov, famoso por su disciplina militar, con quien tuvo grandes diferencias desde hace varios meses. De hecho, Dzyuba iba a estar en la Copa Confederaciones de 2017, pero el estratega prescindió de él, dice Marca.

Sin embargo, la reconciliación llegó hace apenas unos días, exactamente en el partido inaugural del Mundial entre Rusia y Arabia Saudita. En el encuentro, el delantero nada más necesitó de 89 segundos para hacer un gol y ser uno de los suplentes que más rápido han marcado en un Mundial.

Ese gol lo celebró con el mismo saludo militar ante Cherchésov y sirvió para la reconciliación. Luego de eso, Dzyuba fue titular en los partidos contra Egipto y Uruguay, y ahora contra España volvió a reportarse en el marcador. Y le volvió a dedicar el gol a su entrenador.

Juan Pablo Varsky, en DirecTV, agregó un detalle: a Dzyuba lo llaman el ‘antientrenadores’, porque ha tenido conflictos con varios de sus tutores: Unái Emery, Fabio Capello, Roberto Mancini y Cherchésov. Aunque con el último, al menos, ya se la lleva muy bien.