El aficionado azteca llegó horas antes del partido al estadio Luzhniki de Moscú y no tenía boleta para ingresar al encuentro. En su desesperación por encontrar una boleta en reventa se topó con un grupo de colombianos que le pidió una importante suma de dinero a cambio de una boleta:

“Estaban vendiendo su ticket de 100 dólares y querían 1.000 dólares en efectivo. Al final cambié mi teléfono celular por el ticket y ellos aceptaron”, aseguró el mexicano al ser entrevistado por ESPN.

El celular que el hombre entregó fue un iPhone X, el último lanzado al mercado por Apple y cuesta casi 1.000 dólares. “Un iPhone lo puedo comprar otra vez, un partido como éste jamás”, agregó el aficionado.

El artículo continúa abajo

Finalmente México le ganó por un gol a cero a Alemania y la alegría fue total para el protagonista de la historia. “Valió la pena cada centavo. Ganamos y vamos por buen camino”, concluyó el hombre.

El mexicano no tiene entrada para los próximos partidos del equipo dirigido por Juan Carlos Osorio y cuando fue preguntado por lo que entregaría a cambio para obtener las entradas dijo: “Ya encontraremos, me las arreglaré”.