“Me duele (…) porque era la ventaja decisiva”, indicó el astro argentino, que afirmó que el revés no resta ilusión a la plantilla de Jorge Sampaoli.

“No hemos perdido la ilusión pese al empate. Seguimos con las mismas ganas. Creo que merecimos ganar. Tratamos de buscar los espacios en la defensa islandesa, pero no pudimos encontrarlos”, indicó en la zona mixta del estadio Spartak, donde se disputó el encuentro.

El capitán argentino negó, asimismo, que el resultado cosechado hoy pueda influir en el juego ante Croacia. “Esto no tiene que pesarnos. Tenemos unos días para descansar y preparar bien el partido”, aseguró.

El artículo continúa abajo

“No pensábamos empezar con un punto en el primer partido, pero bueno, es el primer partido. Nadie regala nada. Es un Mundial muy parejo y se está viendo, porque todos los partidos son muy igualados”, agregó Messi.