Y no solo lo cambió por un esquema 4-2-3-1 (es decir, un solo atacante), sino que mantendría una formación similar en Rusia 2018, reporta el británico The Guardian.

Por su parte, una columna publicada por el portal RTE señala que el equipo colombiano se basa en el contragolpe y que construye su juego a partir de defensores como Yerry Mina, Dávinson Sánchez y Cristian Zapata.

Luego, el ataque colombiano pasa por mediocampistas como Juan Cuadrado y Carlos Sánchez, para finalmente aprovechar la explosividad y la asistencia precisa de James para cerrar con el toque final que le imprime Falcao García adelante.

El artículo continúa abajo

RTE da a Colombia como uno de los 2 equipos, junto con Polonia, con más posibilidades de pasar a la siguiente fase, en cuyo caso el combinado ‘cafetero’ se enfrentaría a Inglaterra o Bélgica.

The Guardian, adicionalmente, considera que en el medio del campo, jugadores como Carlos Sánchez son cruciales porque se ubica entre los defensas centrales cuando el equipo va al ataque y desde allí puede repartir juego.

La nota le da una preponderancia especial a James Rodríguez, que en momentos clave del partido tiene la capacidad de hacer un pasegol o marcar un tanto, pero ello a su vez marca una desventaja para Colombia y es la dependencia de este jugador, ya que cuando no está, o si está ‘desconectado’ del partido (rara vez sucede, pero puede pasar), la fuerza atacante de la Selección disminuye considerablemente.

Finalmente, The Guardian se refiere a la delantera criolla, que en el esquema de Pékerman está conformada por un solo hombre:

“Desde el 2014, el nombre del goleador ha cambiado mucho. Primero fue Teófilo Gutiérrez, ahora olvidado; luego, Carlos Bacca, con buenos y malos partidos. Hoy, con Falcao, Colombia tiene de vuelta a su máximo artillero, cuya experiencia y habilidad para olfatear los goles serán fundamentales para lograr el éxito”, puntualiza el artículo.