En ambas ocasiones, Osorio se dio vuelta y emprendió una caminata hacia el banquillo técnico para sentarse y sacar allí toda su furia. Los gritos en la primera anotación brasileña no fueron tan extensos ya que el colombiano tomó la decisión de realizar un cambio en el equipo.

Sin embargo, con el segundo gol de su rival, que llegó a muy pocos minutos del final del encuentro, Osorio se enloqueció porque entendió que su equipo quedaría eliminado del Mundial y, por lo tanto, los gritos fueron más y su intensidad también.

El artículo continúa abajo

Este video publicado hace algunas horas en YouTube da cuenta de lo mucho que se enojó Osorio con los goles que recibió su equipo: